Unas pistas de Skate abandonadas y unos jóvenes marginados por el ayuntamiento de Barcelona

Las pistas de skate Via Favència en Nou Barris han sido históricamente olvidadas por el consistorio barcelonés. Desde su inauguración en 1992 los jóvenes usuarios nos hemos visto obligados a poner tiempo y dinero de nuestro bolsillo para realizar el mantenimiento y mejoras del espacio. Este hecho ha provocado en las últimas semanas que la Guardia Urbana abra diferentes expedientes criminalizando la iniciativa y la participación juvenil en el barrio.
La conclusión a la que llegamos como vecinos de Nou Barris es que “utilizar un espacio público degradado e intentar mejorarlo para el bien común es sinónimo de que el ayuntamiento de Barcelona nos multe y nos castigue”
La construcción del Skatepark de Vía Favència coincidió con la cobertura de la Ronda de Dalt en 1992. La construcción nunca tuvo un acabado arquitectónico adecuado. Muchas de las instalaciones nunca fueron patinables. Desde el inicio los jóvenes que lo usaban se organizaron a través de la asociación d’Skaters DEH y el Kasal de Jóvenes de Roquetes, realizaron las mejoras necesarias en las instalaciones e iniciaron la autogestión del espacio. El ayuntamiento siempre eludió su responsabilidad y los jóvenes del barrio asumieron la gestión de un bien colectivo.
Gracias a esta autogestión juvenil, en el año 2003,  se construyó una mini-ramp y una extensión de las pistas. Aumentó el uso y se minimizó el riesgo de accidentes. Poco después todo el espacio fue vallado y amenazado de derribo por l’Ajuntament de Barcelona para poner el almacén de las obras del metro. La respuesta por parte de los usuarios, con el soporte del tejido vecinal, fue rápida y contundente. Derribaron el vallado del espacio, se enfrentaron verbalmente a la Guardia Urbana y consiguieron que el ayuntamiento echase marcha atrás.  Un clara muestra de desconocimiento de la realidad juvenil por parte del ayuntamiento que provocó una situación de conflictividad social innecesaria. Parece que este desconocimiento continua.
Desde el año 2005, el artículo 31 de la ordenanza de civismo, prohíbe patinar en las calles de Barcelona bajo pena multa de 750 a 1.500€. Como alternativa el ayuntamiento dice que este deporte se debe practicar en las áreas destinadas a ello. La realidad es que no hay ningún skatepark adecuado en toda la ciudad con el peligro de accidentes que esto conlleva. Está claro, con esta ley se consigue criminalizar y marginar un deporte que ha nacido en las calles, parece que el ayuntamiento no quiere trabajar a favor de la cohesión social.
Por otro lado, el ayuntamiento vende internacionalmente y con orgullo su Barcelona del deporte, la meca del skate, atrayendo así a miles de patinadores de todo el mundo. El gran evento son los X-Games. “Esperamos generar un gran beneficio económico para la ciudad” dice Xavier Trias. Un gran beneficio económico que dudamos llegue a Nou Barris. Es la inversión económica en una Barcelona de cartón piedra y escaparate mientras  en los barrios populares de carne y hueso no hay ningún beneficio social o económico. Se crean eventos totalmente alejados de la vida de los barrios que solo benefician a unos pocos. Mientras en las pistas de Skate de Via Favència seguimos marginados y multados.
El alcalde Xavier Trias y la Teniente de Alcalde de Calidad de Vida, Igualdad y Deportes del Ayuntamiento, Maite Fandos han declarado que harán remodelaciones en los skateparks de la ciudad y construiran dos nuevos (uno en Les Corts y otro en Nou Barris). Pero el hecho que las instalaciones lleven más de 20 años descuidadas nos hace pensar que otra vez volverán a quedar en el olvido cuando ya no sean un negocio para la ciudad y los X-Games no estén en la parrilla informativa.
Además, hace pocas semanas el Conseller d’Esports, Família i Joventut dels Barris de la Guineueta, Les Roquetes i Canyelles, Adrià Ventura i Ramos afirmó que hay un proyecto en marcha desde el distrito de Nou Barris para la remodelación del Skatepark de Via Favencia. Volvemos a dudar y ¡mucho!. Actualmente nos encontramos con el proceso parado por el ayuntamiento por intentar hacer obras de mejora en el espacio. Esto nos hace dudar de cualquier promesa que hagan. Nos parece intolerable que se criminalize la preocupación de los jóvenes por el bien común. Acciones de este tipo por parte del ayuntamiento solo favorecen la fractura social y agravan el problema. Los vecinos de Nou Barris seguiremos mejorando por nosotros mismos el espacio, como siempre hemos hecho.
Desde el colectivo Hell Curving, el  Kasal de Joves de Roquetes y el resto de vecinos de Nou Barris tenemos motivos de sobra para reivindicar la dignificación de este espacio cada vez más deteriorado e ignorado por el ayuntamiento.  ¡Exigimos la gestión ciudadana del skatepark de Via Favencia!
 Hell Curving 9Barris
Assossiació Juvenil Socio-cultural Roquet Project
Maig 2013
Anuncis